Alfredo Muñoz

QUIEN SO Y...
Su nombre: Alfredo Muñoz
Su edad: Muchos años –y muy largos-
Su educación: Una pública escuela repleta -salvo excusable excepción- de señores viejísimos, muy sabios y saturados de generosa intención docente y sin cañas, varas o, reglas cuadradas y brillantes por el huso.
Su curriculum vitae: La experiencia de la vida. A trompicones.
Nació en: El primer escalón o él ultimo peldaño, dependiendo de la trayectoria, en el acceso al cielo; el 21 de Enero del año 1946. En tan exquisito lugar y al resguardo de suaves protuberancias que con ambición de montes, lo enmarcan rodeándolo -como un cinturón de hembra rodea el talle de esta-, el valle y la vega de Gernika y El Urdaibai, reserva de la biósfera y notable esfuerzo ecológico reconocido, visible, disfrutable y disfrutado tanto por los oriundos, como por turistas.
En tal enmarque y allá por la baja edad media, edificaron; “ con plaser de todos los Viscainos (...) en Gaernica de partes de Luno, población, e Villa quela dicen el puerto de Gaernica,” Localidad, de gran abolengo histórico entre lo vascones, por razón de un vetusto y venerado roble que fue -dicen las buenas lenguas- cobijo del primer parlamento democrático en Europa.
210
En este tal glorioso lugar nació creció y vivió Alfredo hasta la edad de veinte y cinco años, tiempo en que movido por el amor; llego a Australia.
Contrajo matrimonio, si bien, no con quien motivó su viaje, engendró tres preciosas criaturas, Ricardo, Anita, y Amaya. Masticó el amargo sabor del divorcio, y se caso de nuevo, adoptó por hijo a Marcos quien lo continua siendo. Enviudó en el séptimo año de su nuevo matrimonio.
Su historial como “poeta”: Un mechón rubio envuelto en un papel cuadriculado lleno de vocablos esculpidos allá por la primavera de su vida. Fue en el otoño de su trayectoria por esta presente vida, cuando “perdió su amor a la muerte..”; y es a partir de este momento en su vida, cuando sin reparar en el como, ni en el cuándo, comienza a imprimir sus vivencias en él papel siempre amigo y siempre dispuesto. Desafiante. Y virgen.

alfredoamigo@hotmail.com